11.8.09

El dificil arte de disfrutar del arte

La primera vez que viajé a Europa, no visité tantos museos como a mi compañero de viaje le hubiese gustado. De hecho, tengo sólo memoria clara de haber estado en el Museo del Prado durante horas y horas. Me encantó ver ciertas cosas - tienen un espacio de arte flamenco que me impresiona - pero me aburrí. No sé. Me aburrí mucho. De ir viendo este y otro cuadro. A veces me divertía encontrarme obras que había visto en mis libros de Historia del Arte y descubrirlas en una proporción completamente distinta, pero sólo eso. No mucho más.

Por supuesto, esto de que me aburrí no podía ser dicho en público. Qué mala educación, qué verguenza. ¿Entonces a qué vienes a Europa si no quieres ir a los Museos? Y entonces reflexioné que, en realidad, yo no había pensando en venir a Europa por los museos: a mí lo que me encanta es la gente. Me hace feliz sentarme en un banquito y observar, un rato, la gente y su manera de caminar. Ir a los mercados y ver qué comen, cómo se relacionan. Eso, mucho más que ir a los Museos.

En el NYT publicaron la semana anterior un asunto que dice que la verdad es que muy poca gente ve los museos con atención. Vamos, que vas porque "toca" ir y pararte frente o junto a las "grandes obras" - sin necesariamente mirarlas durante mucho tiempo. Es una especie de proyecto educativo exprés, en donde es más importante exponerse al arte que en realidad disfrutarlo. Vamos, algo así como aprender por inercia.

De niña no me llevaron a incontables museos. Más bien me acuerdo de haber ido a Zoológicos y Parques y haberme reido un montón con mis primos. Leí mucho y vi muchos cuadros, pero en los libros. No había aprendido a disfrutarlos.

Desde hace unos meses, mi cercana relación con múltiples y pintorescos holandeses, me ha enseñado muchas cosas. Ver con otras gafas. Así como viajo diferente desde que mis compañeros de aventura son arquitectos (vaya experiencia la de Shanghai cuando lo que piensas son durabilidad de los materiales, y ver Nueva York como un experimento de urbanismo), también voy a los museos diferentes desde que empecé a visitarlos con un amigo holandés artista. Él pinta y fue a una escuela de bellas artes. Nuestra primera incursión en los museos fue hace más de un año, una especie de intensivo una mañana de domingo - en cuatro horas, de verdad, vimos cinco museos. ¿Cómo? Íbamos a ver una cosa a cada uno. Un cuadro solo. Pero a verlo de verdad. La textura, el tamaño, los colores. Lo que era diferente y único. Las razones por las que está en el Museo.

Y tengo que decir que, desde entonces, me gustan más los museos. A veces me da un poco de rabia tener que pagar el boleto entero cuando solo quiero ver una exposición o un cuadro, pero vale la pena para encontrar MIS cuadros. Los que me fascinan. Ahora sé que volvería siempre al Prado para ver el Jardín de las Delicias, al Reina Sofía por el Guernica, al Mauritshuis para ver la Joven de la Perla, al Louvre por las Bodas de Caná que están justo enfrente de la sobrevaluada Mona Lisa. Y así siento que de verdad que he aprendido algo.

4 comentarios:

Dre. dijo...

A mí me gusta ir a los museos, por eso, por las obras que te pueden sorprender, no necesariamente las más famosas o los grandes nombres, sino por aquellas que te llaman. En muchos sentidos ir a un museo para apreciar un cuadro es como escoger un libro.

A mí me encantan... y confieso mi placer culposo visitarlos.

El texto del NYT me recordó una canción de Radiohead que se llama "The Tourist" en la que se apela a relajarse y disfrutar. Thom Yorke explicó que la canción surgió de ver a unos turistas en París, corriendo de un lado a otro sin tomarse el tiempo para disfrutar toda la belleza que les rodeaba.

Mona dijo...

Pues que bueno ese artículo... yo me sentía un poco analfabeta... como si ver a la gente en la calle, los mercados y las tiendas fuera de menos cultura... y sí... con la edad he aprendido lo que tú dices, que es imposible ver todo en un museo... pero si una sola obra te emociona... entonces por eso siempre vuelves... y que ver como viven los demás te suele enriquecer mucho más que una textura...
Muacks!!!

Anónimo dijo...

There are at least 50.000 museums of modern art world wide.
5 per day.=10.000 days=. 300 days a year ( museums are closed on Mondays, Christmas, and so on)=
33 years to go. So hurry!
you wanna make an appointment??

Blue dijo...

Sí, igualmente no soy muy capaz de apreciar cualquier tipo de museo. Pero cuando estuve en Madrid fui alguna vez a una visita guiada en el Prado por 1 euro. Y todo cambió, el guía nos explicó detalles curiosos, nos indicó desde qué punto exacto mirar tal o cual obra y entonces sí! aprecias lo que ves, sin la ayuda de un especialista es un poco más complejo creo yo ;)