21.6.08

Un nuevo género: el boy flick

No me avergüenzo - es una verdad conocida que disfruto enormemente de ver esas películas a las que llamamos malamente "chick flicks". Las historias de las bonitas - o no tan bonitas, pero al final sí - que acaban con los guapos - o no tan guapos, pero al final entrañables - después de milquinientasdoce desventuras y conflictos. Con musiquita pop por soundtrack, con caras bonitas, con guiones insalvables y obvios. Me encantan. Pero, quizá por esta vena de "adultez" que me da de cuando en cuando, ahora empiezo a encontrarlas un poco ridículas.

De hecho, ya he utilizado este amable bló de su vecindario para quejarme de algunas cosas, de las expectativas que se crean y cómo se resuelven. Más o menos la idea es: si yo no soy Cameron Díaz, aunque mi vida sea igual de patética que la del personaje de la señorita Díaz, no encontraré al guapo con el que se queda al final. Así es la vida. Qué vamos a hacerle.

Hace un par de semanas, en México, tenía dos horas entre una reunión y otra. Como saben los que han pasado o viven ahí, moverme era un poco necio, dada la situación. Era hora de la comida, el sitio de mi otra reunión estaba a cinco minutos y a otros cinco, un cine. Saqué del refrigerador un viejo hábito, me compré una caja de palomitas y una cocacola ENORMES y me senté a comer palomitas frente a una peli palomitera. Para más señas, "Made of Honor".

Valía la pena - pensé - sólo por ver a Patrick Dempsey. Ya el cartel me parecía demasiado parecido a aquello de "My Best Friend's Wedding" con la irreductible Julia Roberts... pero es que resulta que han pasado ¡11 años! desde el estreno de la famosa peliculita. Ergo, los productores podían darse el lujo de refritearla hacia el otro lado.

Total, ví la peli. No me decepcionó del todo, tenía el ritmo esperado, la música esperada, todo. Escenas cursis a tutiplén. Pero había algo que no estaba bien. Algo en el personaje de Dempsey.

No me lo pude decir yo a mi misma. Necesité que me lo dijera un amigo: "eso, Cin, es un boy-flick. El personaje de Dempsey es un cabrón: se pasó diez años al lado de la chica y sólo se dio cuenta de que la quería cuando ella se iba a casar. Lo peor es que aparece, se confiesa... ¡y se queda con la chica! ¡y a todo el mundo le parece extraordinario y romántico y perfecto!".

Tardé en reponerme de dicho golpe de realidad. Pues sí, era verdad: mucho Patrick Dempsey pero el tío no le había dicho nada a su mejor amiga durante ¡diez años! porque ya le venía bien tenerla ahí, atenta a sus necesidades.

Lo más increíble de todo es que no pude verlo yo. Necesité a alguien más para que me lo dijera. Aquí es cuando uno se da cuenta que la televisión y el cine idiota sí que hace daño a la psique.

3 comentarios:

Carax dijo...

Wow.. por la cantidad de posts que no había leído, creo que hace tiempo que no me daba una paseada por estos lares tan familiares. Hace poquito me pasó algo parecido a lo que relatas aquí... vi Love Actually, y por más estereotipada y "clichéada" que sé que es... solté dos que tres carjadas y acabe con una extraña sonrisa en los labios. Por supuesto, luego después me recriminé lo que constituyó la conclusión de este post. Qué diablos.
Aprovecho para darle muchas gracias por sus visitas y comments, no sabe usted cuánto se aprecia ;) Por cierto, lo de "La Rivoluzione non russa" es un juego de palabras italianas que encuentro genial. El asunto está en el verbo "russare", que significa "roncar"... el cual ya conjugado crea la paradoja de decir que "La Revolución no ronca", cuando al mismo tiempo dice "La Revolución no-rusa". Ahora que lo veo... no está tan genial que digamos jaja.. pero enfin, usted ha sido la única en mostrar interés en decifrarlo y querer el premio (si no es que eres la única que lo ha leído jeje)... por ello, se le concede pedir el premio de su elección. Pida usté..... será un honor.
Abrazos.
PD. Creo que ahora sí me mandé con la extensión del comentario... ahí disculpe asté. ;)

Cin dijo...

;) Pues sí que quiero mi premio! Pero déjeme pensar qué, ja.

Blue dijo...

A mí no me gustó la película, demasiado forzado el personaje de novio príncipe, pero ZAS!!! creo que también fue ese subtexto de la mejoramigaenamorada que finalmente sigue haciendo lo que el infeliz quiere ja! (y tampoco lo vi por mí misma)