11.5.04

¡Pero qué bonito!

Todo era muy gris hasta que me dí cuenta que podía cambiar la apariencia del blog. Y usted... ¿qué opina?

Sobre la beca, ya ni que hacer. Me queda un poco de la tristeza usual, pero supongo que pasará en unos días.

Hay algo de Guadalajara que me sorprende: su color. Supongo que es la manera en la que incide el sol en las calles o los ojos con la que la veo, pero todo se ve distinto. Hace calor. Es un bonito lugar para estar ahí. Un rato. La verdad es que no sabría a qué quedarme más que a ser, como me insinuaron ayer, "una señora de tu casa, como te educaron para ser".

Caramba.

1 comentario:

Benjamín dijo...

Sólo estoy haciendo una prueba en tu sitio para ver cómo se comportan las hojas de estilos de los nuevos templates de Blogger, pero aprovecho para saludarte.
Y sobre el color de las cosas de Guadalajara, tienes algo o mucho de razón. El sol es brillante de una manera que en el DF no, y que aquí ni por asomo. Los objetos saltan a la vista, literalmente.