5.8.04

¿La institucionalización de las mentiras?

El sábado pasado que estaba instalada en ser "el cronopio de las camelias" - como bien dijo el Duque - me aventé la primera parte de la sexta temporada de Sex and the City. En un capítulo, me reí horrores al ver como Charlotte, agobiada por una cita HORRIBLE, corre a la mesa de Carrie (quien llegó al mismo restaurante por casualidad) para pedirle que le marque al celular y le diga que pasó algo malo. Esto le permitirá escabullirse de la fallida reunión sin ser grosera.

Gracias a las nuevas tecnologías, sin embargo, ya no será necesario tener amigas como uno para contar con una buena coartada. En Estados Unidos, Cingulair ya está ofreciendo un nuevo programa llamado Escape-A-Date. El programa consiste en programar el teléfono para generar una llamada automática a la mitad de una cita. Si el encuentro con el sujet@ en cuestión está resultando terrible, la llamada puede ayudarte escapar.

La editorial del NYT donde leí el dato afirma que lo grave del caso es que "se trata de otro paso adelante en la institucionalización de las mentiras, para aquellos que carecen de la fortaleza mental para mentir por si mismos". Hummm. A mí - francamente - sólo me parece divertido.

(Ah... el cinismo... :))

2 comentarios:

Banyan dijo...

Eso, el cinismo es uno de los aceites esenciales para completar las píldoras de valemadrismo. ¿Otros ingredientes útiles? Pensamientos relacionados con lugares más allá del Océano Pacífico... Saludos, ER.

Rax dijo...

Otra opción (y no voy a meterme en detalles, que si la he usado, que si no) y sin necesidad de novísimas tecnologías es programar la alarma de tu propio cel con el mismo tono de tus llamadas. Cuando suene, haces como si contestaras y ni siquiera cuenta como llamada, es gratis.
Y yo no creo que sea algo tan malo. A mí me dolería más toparme con una persona 'honesta' que me dijera: "ya me voy, estás refea". A veces, la sinceridad a ultranza se parece más al cinismo y al egoísmo que una pequeña mentira piadosa (pero tampoco en esto vale la pena entrar en honduras) :)