14.4.13

Toloache

En México, cuando se dice que alguien te ha dado toloache, es que te ha dado algún bebedizo para garantizar que te quedarás enamorado.
Barcelona tiene un toloache muy especial: la primavera.

El verano y el invierno se pegan, te persiguen, te hacen creer que estás agobiado. Pero la primavera es un simulacro perfecto de optimismo. Es levantarte una mañana y ver, a través de tu ventana, ese sol que se había estado escondiendo. Es ir a la playa y encontrarte de nuevo el sol, acompañado de un viento que lo besa... y tú, que no puedes dejar de mirarlos, de esperar que ese romance continue por siempre...

Hay domingos como este que uno camina arriba y abajo la Rambla del Poblenou, la orilla del mar, la Diagonal, y entiendes cómo es que sigues aquí, a pesar de los pesares. Cómo es que te declaras de aquí. Porque, no te engañes, tienes aquí más tiempo del que te quieres explicar a ti mismo. Y Barcelona es esa amante a la que no puedes dejar, aunque tenga mal humor, aunque te haga pasar malos ratos. Porque en días como hoy todavía tienes mariposas en el estómago cuando pisas sobre sus adoquines. Es esa, la ciudad de la que te enamoraste sin saber ni cómo.

Y sigue seduciéndote. Sabe vestirse de quien amas. Sabe ser la ciudad que amas.  Sabe recordarte lo mucho que la quieres y lo mucho que has querido aquí... Te recuestas en una de las tumbonas de la playa, en las que alguna vez te acurrucaste en los brazos de alguien. Y parece como si siguieras ahí, en esos brazos desde donde podías hacer cualquier cosa. Ser cualquier cosa. Pero él no está. Es la ciudad la que te abraza. La que te embruja. La que te pide que te quedes.

Y siempre, siempre, siempre... siempre la miras a los ojos. Y siempre descubres que siempre quieres quedarte siempre.

2 comentarios:

carmen dijo...

Y en galego Toleaches? = ¿Te has vuelto loco? que viene de tolo (loco) que se usa para cuando haces-dices algo irracional, inusual, inesperado... Pero ti toleaches? (leer con acento galego cantarín)

Cin(thya) dijo...

Jijij... acepto. Al final de cuentas, supongo que es parte del "novogallegismo" de nuestra tierra. Un abrazo!