16.5.06

Necesidad de eco

Recibí un mensaje de un antiguo innombrable. Con lista de contactos escondida - por lo menos - pero la línea de entrada se dirigía sólo a un público femenino. Al final, además de hacer una crónica mínima de su nuevo paradero, hacía del conocimiento público que ahora vive con otra chica. Raro. Muy. Pero supongo que uno tiene la necesidad de gritar y que algo - alguien, alguna - le responda.

1 comentario:

Emilia D. dijo...

Los Innombrables debían abrir un club nocturno donde pregonar sus maravillosas vidas, o sindicalizarse. No sé porque se siguen apareciendo o como consiguen persistir. Pero además de las extrañas cualidades del nombre, el olvido les es más que impermeable. Un beso,

Dreide.