12.11.04

Sorpresa, sorpresa

Abro mi correo electrónico y descubro que sí, que también me llama el otro lado del mundo. ¿Qué hacer? ¿A dónde ir? Me tiemblan las piernas. La perspectiva es rara, interesante, pero me da miedo... ¿Qué será lo mejor?

Afortunadamente, antes de venir Adriana me regaló una pluma para tomar decisiones. Creo que esta noche tendré que utilizarla por primera vez.

4 comentarios:

Benjamín dijo...

Especifica, Darling, cuál otro lado del mundo... ¿Acaso me van a venir a hacer compañía (o cuando menos en un radio de menos de dos horas en avión)?

Given dijo...

oye que es eso de las plumas pa tomar decisiones.... no entendi :S y si es un aparatejo, donde lo venden? por que soy muyyyy indeciso, saludos :)

Cin dijo...

Darling: El otro lado del mundo está en un país que tú no tienes demasiadas ganas de visitar. Pero, basta con decirte que el japonés que acaba de remodelar uno de los museos más importantes del lugar puede darte una buena razón para ir a visitarme si todo sale como se espera, je.

Cin dijo...

Estimado Given:

Una amiga estuvo viviendo un año en Canadá y algunas de las tribus nativas hacían amuletos especiales con plumas y listones. Se supone que el amuleto te ayuda a tomar la decisión. Cuando tienes una duda, le preguntas y luego guardas la pluma contigo todo el día. Se espera que la mañana siguiente ya tengas la respuesta. Ya te contaré qué tal va.