21.10.04

Estampas desde Barcelona

El Piso
Tiene como 45 ó 50 metros cuadrados. Es grande, según dicen otros estudiantes que ya han vivido en la ciudad más tiempo. Una recámara, una estancia-cocina-cuarto de lavado y un baño con tina. Ah, y un pasillo largo (el asunto este de construir como si se tratara de hacer chorizos no voy a entenderlo nunca). Lo más bonito quizá es su ubicación: está a las orillas de lo que se conoce como Ciutat Veilla o “La Ciudad Vieja” en catalán. Esto es, el verdadero corazón de Barcelona. Alrededor hay un sinnúmero de callejuelitas y pequeños laberintos dignos de hacer que el más pintado se pierda en una tarde de sol.
Junto al edificio está el archivo fotográfico de la ciudad, el antiguo convento de San Agustín – hoy convertido en centro cultural – y después, en la esquina, el Museo del Xocolat.

El transporte
En esta ciudad, es más problemático tener un auto que no. Cuentas y pruebas hechas, hay como 45 ó 50 minutos de aquí a la escuela… andando. Si tomo el metro que está como a cuatro cuadras el trayecto se convierte como en 20 minutos con todo y las caminatas respectivas. Aquí cada viaje en metro cuesta 1.10 € (como 15.5 pesos), y te lo piensas varias veces. Pero siempre resulta bueno caminar en un lugar nuevo, que te sorprende, en cualquier esquina del mundo.

El lugar
La noche del martes, el Duque y yo fuimos a celebrar el aniversario de la legalidad, je, en un lugar conocido vulgarmente como “La Champañería”. Por supuesto, tiene otro nombre en catalán pero… ¡todavía no me lo aprendo! El sitio está como a diez minutos caminando desde casa y durante el día es una tienda de abarrotes, pequeña, en la que se vende sobre todo los vinos de casa, que es una casa champañera o “de cava”. Por la noche la champaña – o cava – local se vende en degustación acompañada por bocadillos (tortitas con diversos tipos de carnes frías y quesos). Cada una de las botellas de champaña vale menos de tres euros… más o menos lo mismo que los bocadillos. El sitio, se podrán imaginar, todo el tiempo está que revienta de gente. Y hay incluso un policía afuera para agarrar a los que piensan irse sin pagar. Según nos contó Bika, ella sólo ha visto al policía entrar en acción en una ocasión, cuando dos mujeres ya mayores esperaban fugarse sin ser vistas. Al ser imprecadas, armaron tal escándalo que alguien más decidió invitarles la cena.

El Barrio
Se llama El Born (algunos lo pronuncian Borne). Es una parte del casco antiguo que ahora se está convirtiendo en lo más cool de Barcelona [lo que sea que esto signifique]. Entre lo que hay para ver está el inmenso Museo Picasso – gratuito todos los primeros domingos del mes – y la bellísima iglesia de Santa María del Mar, llena de imágenes marianas en su inmensa nave gótica. Todos los domingos, a las 12:30 del día, se oficia ahí una misa bilingüe castellano-catalán.

El Borne está lleno de bares, cafetines, heladerías, tiendas de pakis (paquistaníes) y sudacas (sudamericanos, principalmente argentinos, ecuatorianos y salvadoreños) y tiendas de falluca al por mayor. Es como una mezcla extraña entre Tepito, La Condesa y Paseo de la Reforma para los del DF y Obregón, la colonia Americana y avenida Vallarta para los de Guadalajara. Pero – y es importante decirlo antes de que nadie se muera del infarto – es muy seguro. Los mozos de escuadra – anteriormente conocidos como Guardia Civil – pasan a cada rato de día y de noche. Además, la zona se considera especialmente segura, aunque recomiendan que no andes solo por los callejones más apartados, sobre todo avanzada la noche. De día, no hay problema.

Y bueh... esa es la primera noticia. Ya os contaré más tíos, que mi pronunciación es como de andaluza, ¡ozu! Falso. La siguiente crónica es la del caos de la burocracia... de algún lado tendríamos que haberla heredado, ¿no?

3 comentarios:

jAz dijo...

¡Muy buenas estampas! no hay nada mejor que vivir en una ciudad para descubrirle todas las caras y conocerla realmente, una ciudad tiene personalidad propia y de ahí que nos identifiquemos con unas y choquemos con otras.

Pues que tengas buenas estancias por allá en Cataluña, seguiré leyendo tus impresiones, ¡un saludo!

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
ruisko dijo...

me ha sorprendido una enormidad tu comentario a cerca del metro...wow! será q soy un anti metro, que en la ciudad de mexico me he negado a usarlo sólo por lo espantoso que resulta a la imagen urbana. ése es el resultado de amar una pequeña ciudad en el centro de méxico (slp), en la cual no se necesita el metro y te basta con tener un pequeño automovil o vivir en el bellisimo centro y caminar en las mañanas y en las tardes hacia cualquier lugar.